miércoles, 28 de octubre de 2015



“EN LA ORILLA DEL MAR”



Por ANTONIO MORA VÉLEZ



En el trabajo mío titulado “Su Majestad el Porro”, publicado en el boletín web Cronopios de Colombia, en la revista web La casa de Asterión y en la revista del Festival Nacional de Bandas de Sincelejo (2006) me referí a la confusión existente en torno a la canción “En la orilla del mar”, que José Barros reclamó como suya y que algunos investigadores musicales y la mayor parte de las casas que lo han prensado se la han asignado a un cubano de nombre José Berroa. En respuesta a las inquietudes planteadas por mí en ese artículo, doña Ofelia Pérez de Medellín me dijo que ese era un tema finiquitado por Álvaro Ruiz Hernández, investigador barranquillero, y por los autores de libros sobre el bolero como el mejicano Pablo Dueñas, el colombiano Hernán Restrepo Duque y el cubano Cristóbal Díaz Ayala. Todos le atribuyen a José Berroa la autoría del bolero “En la orilla del mar”. Como quien dice: Magister dixit, lo dijeron los maestros y no hay nada más que hablar.


Pero sucede que todos ellos escriben del tema como si se tratara de un solo bolero en disputa y de allí mi duda sobre la contundencia de los argumentos que descalifican a nuestro compositor banqueño y le asignan la autoría al cubano. He llegado a la conclusión de que los historiadores señalados arriba no se tomaron el trabajo de averiguar por las diferentes grabaciones del bolero y escucharlas. Porque ocurre que no hay un bolero “En (o A) la orilla del mar” sino dos, totalmente distintos, y ambos atribuidos a Berroa. El grabado por Bienvenido Granda con la Sonora Matancera, con el título En la orilla del mar, y que Nelson Pinedo, según Ofelia Pérez, asegura es de Berroa porque vio a este autor en los estudios de grabación en La Habana el día en que se grabó (15 de julio de 1951) y que a la letra dice:


“Luna, ruégale que vuelva y dile que la espero, muy solo y muy triste, a la orilla del mar. Luna, tu que la conoces y sabes que en las noches, muy juntos pasamos a la orilla del mar. Recuerdos muy tristes me quedan al verte en la noche alumbrar. Recuerdo sus labios sensuales y su dulce mirar, mi gran amor. Luna, ruégale que vuelva y dile que la quiero, que solo la espero en la orilla del mar”.


Y otro titulado A la orilla del mar, grabado por Olga Rivero y que también se le atribuye a José Berroa, y que debió haber sido grabado antes de 1950 porque la historia de la Rivero registra que se mudó para Méjico a finales de la década del 40. Y que tiene otra música y otra letra que les transcribo a continuación:


“Aquí, a la orilla del mar, donde cantan las olas, hoy te vuelvo a besar. Aquí, a la orilla del mar escuché tus palabras que no puedo olvidar. Te quiero, me dijiste muy quedo, tus besos, olvidarlos no puedo. Aquí a la orilla del mar, donde cantan las olas hoy te vuelvo a besar.”(1)


Sobre el testimonio de Nelson Pinedo que le sirvió a doña Ofelia para dictar sentencia en favor del cubano Berroa, traigo a colación una comunicación de José Portacio Fontalvo autor de los libros "La música cubana en Colombia y la música colombiana en Cuba" y "Ochenta años de la Sonora Matancera" quien me escribió: “Acabo de leer su especial para el Dominical "En la orilla del mar" .Al respecto me permito manifestarle lo siguiente en lo referente a Ofelia Peláez y el tema del bolero de José Barros disputado a José Berroa de Cuba. Yo conocí el bolero en 1951, año de su grabación y me permití corregirle amablemente a Ofelia Peláez el lapsus de Nelson Pinedo quien afirmó que él junto con José Berroa asistió a la grabación del mencionado tema. Y yo me pregunto: ¿Cómo pudo ser eso posible si Nelson Pinedo en el año 51 ni siquiera había pensado en viajar a Cuba? Escasamente había hecho una primera grabación en Venezuela después de ese año y a principio del 53 se lanzó en sello Vergara un 78RPM que en una cara contenía "Qué es la cosa?" y al respaldo "Cumbia del Caribe" en donde lo acompaña la orquesta de don Américo y sus Caribes, grabación realizada en Bogotá. Después de muchos avatares viaja invitado a La Habana pero esto sucede más o menos a mediados de 1953 y grabará en ese año "El ermitaño", "Momposina", etc. Y dese cuenta, es en 1953. Entonces cómo pudo estar él presente acompañado del presunto autor José Berroa para ver a Bienvenido Granda con la Sonora Matancera grabando en 1951 el mencionado bolero?” (2)


Aparte de lo anterior, investigué por el señor José Berroa y no aparecen sino dos canciones de trascendencia grabadas por él, y en Cuba no se destacó como un gran músico. Es casi un desconocido. De él solo se sabe que nació el año 1925 en La Habana y que fue cantante del conjunto Los hijos de la Sonora en 1954. Los diccionarios musicales de Helio Orovio y de Radamés Giró (3) ni siquiera lo mencionan y se hizo famoso cuando ocurrió que por equivocación le atribuyeron el bolero En la orilla del mar grabado por Bienvenido Granda con la Sonora Matancera. Un bolero, no sobra decirlo, al cual, en su primera grabación ocurrida el 15 de julio de 1951, la casa disquera cubana Seeco le atribuyó la autoría a nuestro compositor José Barros. (4) Y por cuya razón le pagó derechos de autor por un tiempo. Pero que inexplicablemente en las posteriores grabaciones pusieron a José Berroa a figurar como autor.

Pero si José Berroa, antes del éxito del bolero grabado por Bienvenido Granda, era casi un desconocido como compositor en su país, otra trayectoria bien diferente es la que muestra nuestro compositor José Barros Palomino, quien desde los años 40s, graba sus canciones con orquestas y cantantes de renombre y cuya lista sería muy extensa y además conocida, razón por la cual no repito en este recinto.

 Así las cosas. Si José Berroa es el autor de En la orilla del mar y es también el autor de otro bolero con el título de A la orilla del mar, como dicen las disqueras que han prensado ambas grabaciones y como lo paso a demostrar con los CDs en mi poder en donde aparece su nombre. Pregunto: ¿tiene lógica que un autor al cual no se le conocen más de dos o tres composiciones le haya puesto a dos boleros suyos distintos, casi el mismo título? ¿No da pie ese equívoco –además del parecido de los nombres y apellidos-- para pensar que al cubano José Berroa le asignaron por confusión la autoría del bolero que reclama nuestro maestro José Barros, por el antecedente del bolero grabado por Olga Rivero unos años antes que posiblemente generó la confusión? ¿No será que Berroa es el autor del primero, A la orilla del mar, el grabado por Olga Rivero, que tiene una estructura melódica y letra de los boleros añejos de los años 40. ¿Y que José Barros es el autor del grabado por Bienvenido Granda en 1951, varios años después? Yo lo creo así. Y así lo han creído muchas personas.

 Entre ellas estas que dialogaron en un blog de Internet: 

Jairo Fernando Diaz dijo: Siempre ha habido una gran confusión, con el nombre de José Barros [Jose Benito Barros Palomino] nacido en El Banco Magdalena Colombia y el de otro compositor caribeño, el cubano José Berroa. Cabe anotar, que los dos son autores de dos boleros distintos pero con el mismo nombre. A LA ORILLA DEL MAR.
Estimado señor Jairo Fernando Diaz bienvenido a nuestro blog y gracias por su amable participación en el mismo. Nos complace que se nos ratifique que el maestro José Barros (José Benito Barros Palomino) nació en Magdalena, Colombia, y no en Puerto Rico, como equivocadamente lo habíamos asentado en este segmento. Igualmente compartimos con usted el que a este gran compositor se le confunda con el de origen cubano de nombre José Berroa, pero ello se debe precisamente a que compusieron una canción de igual título, “A la orilla del mar”, tal y como usted tan acertadamente lo señala. Gracias nuevamente y reciba nuestras palabras de salutación con la mayor consideración y estima. Atentamente: Oswaldo Páez (5)


Pero he aquí, para finalizar, otra perla que le nace al lío. Supe, pero no tengo los documentos, que José Barros demandó en México la autoría de su bolero y que ganó el pleito, con lo cual José Berroa salió del litigio en torno al bolero grabado por Granda. Pero no sé en que terminó esa demanda, parece como si el bolero hubiera quedado huérfano de dueño después de que Berroa, que estaba en Méjico para esa fecha, aceptó que ese no era su bolero sino el anterior titulado A la orilla del mar y grabado por Olga Rivero. Y lo digo porque, para sorpresa mía, en un último CD titulado Los señores del Bolero, aparece el mejicano Manuel Esperón como autor de En la orilla del mar de José Barros, el bolero grabado por Bienvenido Granda. (6) Quisicosas de las casas de grabación, especialistas en cambiar autorías de canciones caprichosamente.



(1) Álbum Los años maravillosos del bolero cubano, disco 1.


(2) Carta dirigía al autor de estas líneas.


(3) Obras citadas, Ediciones de 1991 y 2007.

 (4) Disco en acetato de 78 RPM.

 (5) Internet, Blog del autor citado.

(6) Álbum Los señores del Bolero, disco Uno. 2012.



 Montería, abril de 2015



Nota: Para mayor información consultar en Internet este link:












No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada