sábado, 5 de junio de 2010

HISTORIA PROFUNDA

Jesús no entendió el guiño de ojo que le hizo el centurión al ponerle el hisopo
con hiel en los labios, sino horas después de resucitado, cuando viajaba por el mar Muerto en un bajel de José de Arimatea, con rumbo a la fortaleza de Masada, refugio de sus amigos guerrilleros, los zelotes.

Montería, 4 de junio de 2010

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada